• Domingo 20 de Mayo del 2018

La historia del joven violinista que toca en los buses de Managua

El papá de Harold Lanzas fue quien le enseñó a tocar el violín desde que estaba pequeño. VOS DALE/Wilmer López
Harold Lanzas, de 26 años, sube a tocar su violín en las rutas de Managua para conseguir dinero. Lo hace tres veces a la semana para ayudar económicamente a su madre y hermanos. Él perteneció junto a su padre, quien falleció hace algunos años, al Mariachi Garibaldi. Pero ahora prefiere tocar en los buses, el lugar donde a diario convergen decenas de historias.  
 
Los más de 3,500 córdobas que Harold puede llegar a obtener por semana son invertidos en la comida y la educación de sus hermanos. Su historia se conoció cuando una mujer grabó y compartió en Facebook el video del joven mientras tocaba. La publicación se ha compartido unas 11,237 veces y la grabación se ha reproducido más de 273 mil ocasiones.  

 
Entre los aplausos y la admiración de los pasajeros se nota la felicidad del joven al terminar de tocar su violín en un bus. El papá de Harold le enseñó a utilizar este instrumento musical desde los cinco años, en ese entonces vivían en San Rafael del Norte, en Jinotega. Luego, cuando Harold cumplió sus 11 años, migraron hacia Managua por las necesidades que tenían.  
 
"Yo toco el violín desde hace 21 años. Mi papá fue quien me enseñó y mi abuelito le enseñó a mi papá, es como una herencia de generación en generación", dice el joven, quien empezó a tocar en los buses cuando un día no tenía para pagar el pasaje. Él comenzó a tocar para ver si alguien le daba al menos cinco córdobas, pero terminó con 150.  
Harold vino a Managua hace 15 años. VOSDALE/Wílmer López

Su paso por el Garibaldi

Harold inició a estudiar unas semanas después que llegó a Managua junto con su familia, pero el dinero no daba lo suficiente para suplir las carencias. Para tener ingresos extras Harold tuvo que dejar los estudios e irse a trabajar con su padre, quien tocaba en la rotonda de Bello Horizonte con el Mariachi Garibaldi. 
 
 
Tras la muerte de su papá, Harold se separó del Mariachi Garibaldi y comenzó a tocar solo en restaurantes y bares, pero no era bien recibido por los dueños. Lo corrían. Este joven artista aspira terminar una carrera y tocar en el extranjero. Sabe que no necesita más que salir con su violín y una maleta cargada de esperanzas.
 
"Dios, mi familia y la voluntad propia de ser mejor cada día es lo que me motiva. Solo quiero ser un violinista reconocido", dice el jinotegano, mientras roza suavemente las cuerdas de su violín, ese con el que quiere triunfar fuera de Nicaragua. 

VIDEOS

MEMES

¡QUÉ RICO!

Gifs para compartir

  • ¿Qué piensas de tu hermana?
  • ¡Buenos días!
  • Cuando alguien dice "Tacos"
  • Es lunes y las ganas de no hacer nada lo saben
  • ... Y qué pensás del Miss Nicaragua
  • Cuando estás triste
  • Good morning
  • Sentimiento de viernes